sábado, 1 de diciembre de 2007

¿Hospitales o cajas registradoras?


Aunque a algunos le cueste trabajo admitirlo, los hospitales en Puerto Rico producen millones de dólares que van a parar a manos de sus dueños o accionistas, de las compañías de equipo médico y a los bolsillos de las farmacéuticas. No olvidemos también que los hospitales proveen su sustento económico a la clase médica y a todo el personal de apoyo y servicios paralelos.

Los hospitales deben ser lugares donde la gente enferma acude para curarse. Con más frecuencia de la debida y por razones ajenas a la buena práctica médico-hospitalaria, en un hospital el paciente empeora y las personas muy enfermas mueren en dolor y desesperación, ante la sorpresa y sobretodo, impotencia de sus familiares y los rostros insensibles del personal.

Muchos hospitales fueron fundados y operados en sus inicios por médicos o filántropos cuyo propósito era muy loable y humano. Ya no más. Con la notable excepción de aquellos que aún funcionan “sin fines pecuniarios”, los servicios de la salud se han convertido, desafortunadamente, en una industria donde prima el billete. La mayoría de los hospitales hoy día solo son objetos tangibles de inversión económica para sus accionistas, con la particularidad de que el "negocio" brinda servicios de cuidado de la salud.

El objeto de cualquier inversión, siempre es procurar ganancia para el inversor. Ese principio simple opera igual en las instituciones privadas de servicios de salud. No es sorpresa, entonces, que las decisiones médicas y administrativas dentro de los hospitales son hechas frecuentemente bajo una base de lo que representa o no una ventaja económica en la operación del “negocio”, con un mínimo enfoque dirigido a las necesidades del paciente y su familia. Aún así, acudimos en manada a los hospitales con la esperanza de que obtendremos allí un tratamiento humano y médicamente apropiado. Debemos ser masoquistas, ¿no?

Por su naturaleza intrínsecamente económica no es raro encontrar, por tanto, que los conglomerados hospitalarios de mayor crecimiento en Puerto Rico no estén en manos de médicos, sino de personas con un razonable conocimiento de las finanzas inherentes a la industria que hoy día representa la salud. En esta manos y no en la de los médicos, reside la autoridad decisional. Si los médicos no poseen la autoridad suficiente para tomar las decisiones importantes dentro de la administración de los hospitales, es razonable entonces concluir que ello debe incidir en un peor cuidado de salud para los pacientes, lo que evidencian las estadísticas de los casos de impericia médica y negligencia hospitalaria que van en aumento en todas partes.

Si las decisiones que se toman actualmente en esta industria son principalmente del tenor económico, no nos debe resultar raro que una vez adentro, le zumben al paciente cuanta pastilla y suerito se pueda uno imaginar y sometan al pobre a cuanta prueba diagnóstica sofisticada esté disponible, mientras sea “rentable” y el plan médico pague por la hospitalización y la cura. Cuando deja de serlo, entonces vienen las órdenes de alta, en ocasiones disparando al paciente fuera del hospital aún enfermo para que, como boomerang, regrese luego y comience el proceso económico nuevamente.

Mientras todo esto esté ocurriendo y la caja registradora del hospital esté sonando, los componentes de la industria de la salud están felices y contentos. ¿Y los pacientes? Muy bien, gracias.

No hay duda; ir a un hospital, o como dicen en Ponce asilarse, puede resultar nocivo para la salud.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Me parece increible su vision. Los hospitales sin fines de lucro devuelven su ganancia a la institucion. Los hospitales con fines de lucro retirn parte de su ganancia al/los dueno/s. Pero el ingreso a los hospitales es por diagnostico con estadias fijadas a dias pre-determinados, si se pasan el hospital pierde. Esto se equilibra pagandole al medico por dia de estadia. Esto sucede en el 40% de los casos o mas que usualmente se pagan por Medicare. Los hospitales en Puerto Rico no pueden cobrar al paciente enviando informes al Credit Bureu, por lo que tienen enormes perdidas en cuentas incobrables. No es negocio cuando solo son duenos puertorriquenos de 61 hospitales y solo 3 son de americanos. Obviamente, es facil litigar cuando el dano esta hecho, lo invito a practicar la abogacia de manera preventiva, en Programas de Manejo de Riesgo Corporativo y Calidad en Servicios donde los abogados no entran porque no es negocio que les pague mucho.
Lamento, sus pensamientos tan erroneos. Pero no espero mas cuando nunca en PR se ofrece apoyo al de aqui.
Por cierto, los mismos hospitales de los que hablamos ambos estan acreditados en su mayoria, aumentan la espectativa de vida, salvan vidas, y robustecen la economia. Pero no pueden hacer mas cuando la mentalidad no es de apoyo comunitario ni de esfuerzo personal en prevencion (reduccion de obesidad, aumento de actividad fisica, y control de factores de riesgo por enfermedad como diabetes, hipertension, corazon y cancer y otros riesgos por accidentes de motoras, patines; por que de automoviles ya nos sofisticamos para aceptarlos y asegurarlos).
A veces le pedimos a Dios lo mejor de la vida, y Dios nos da la vida para disfrutar de las mejores cosas. Solo falta que nos ocupemos de darle al projimo sin perder tiempo en preocupar al projimo.
Gracias, por su atencion y comprension por quienes trabajamos en el sector de la salud, por que aqui, tambien Puerto Rico lo hace mejor.